El Lugar Perfecto Para Todos Aquellos Escritores de Fan Fics y Originales (Cuentos, Novelas, etc.) Que Deseen Dar a Conocer Sus Obras
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarseReproductor de Musica
¡Sean Bienvenidos Todos Nuestros Nuevos Autores y Lectores al "Pozo de los Versos Perdidos"!
¡Visiten La Pagina Oficial En Facebook!
¡No Olviden Invitar a Sus Amigos, Lectores y Autores Favoritos a Participar!

Comparte | 
 

 "Todos Menos Yo" - Cuento

Ir abajo 
AutorMensaje
»[.JaZz.Or.Shas.]«
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 63
Reputacion FanFiction : 4
Fecha de inscripción : 01/08/2009
Edad : 25
Localización : "Buscando la Inspiracion"

MensajeTema: "Todos Menos Yo" - Cuento   Vie 08 Ene 2010, 18:27

Un perfecto titulo para la situación de este cuento. La escribí para mi taller de Literatura hace aproximadamente un año y sinceramente casi no me gustaba, pero al parecer a la mayoría de las personas si (incluyendo a mi maestro) por lo que también comenzó a gustarme.

Curiosamente a “Todos Menos a Mi” (XD) les gustaba este cuento. Fue mi onichan Aldo el que notó esta pequeña curiosidad y por eso de ahora en adelante le dedicare este cuento a él… :3 (TKM Onichan!!!)

Ahhh… Por cierto, este no fue el título original; solo recuerdo que el anterior era horrible y que lo cambie a última hora.

Espero les guste ^^



"Todos Menos Yo"

(Tuvo la suerte de no morir en ningún accidente que se le presentaba en la vida, pero ¿Algún día esa suerte tendrá su fin?)

Todo se había oscurecido de repente dejándose escuchar solo gritos de dolor, sollozos y miles de voces que repetían una y otra vez palabras incomprensibles para ella.

Miró a todos lados con la esperanza de encontrar una salida a ese aterrador tormento, pero todo lo que su vista podía proporcionarle era oscuridad, solo oscuridad.

Comenzó a desesperarse, sobre todo cuando unas fuertes y dolorosas punzadas se hicieron presentes en toda su anatomía. Quería gritar, correr, pero su cuerpo se encontraba inmóvil. Varias lágrimas comenzaron a resbalar por sus mejillas mientras el dolor y las voces se incrementaba a cada segundo, dándole la sensación de que moriría en ese mismo instante.

Pero de un momento a otro eso desapareció; el dolor, los gritos, las voces, la desesperación, todo. A cambio de eso hubo un profundo silencio y sintió cómo una agradable sensación de paz y tranquilidad se hizo presente haciéndole olvidar por completo su desesperación por encontrar una salida.

Volteó y notó una pequeña luz que parecía encontrarse al final de esa espesa oscuridad y se dirigió hacia ella. Entonces despertó…

Se encontraba, como debería de estar, recostada en la cama de su habitación. Al parecer todo había sido un sueño.

Estiró su brazo hacia el buró para tomar su reloj y descubrió con horror que alguien había apagado su alarma, logrando así que se hiciera tarde para llegar a su escuela. Rápidamente se levantó de su cama, se vistió y salió de su casa sin siquiera despedirse de sus padres.

Abigail Lincoln era su nombre; una chica de 18 años, tez morena, cabello y ojos oscuros, de estatura y complexión mediana, nada fuera de lo común. Pero a pesar de eso había algo que la diferenciaba y era su miedo por relacionarse con las personas, algo que la hacía ser una chica solitaria.

Ese miedo tenía como origen, como muchos lo llamarían, una maldición. Desde pequeña había sufrido un gran número de accidentes; desde simples caídas hasta choques, atropellamientos e incendios en los cuales ella solía salvarse pero sus acompañantes, que en la mayoría eran amigos y familiares, no tenían tanta suerte. Así que, posiblemente, su miedo no era tanto por relacionarse con los demás, sino por encariñarse con ellos y luego perderlos.

---------------------------------

Una fría brisa se podía sentir en el aire, ocasionando que los cuerpos tiritaran al contacto. El cielo se encontraba nublado y gris, dando posibles indicios a la humanidad de que esa tarde llovería.

Los pasillos de la Westerm School se encontraban en profundo silencio, ocasionando que se hicieran notar más los leves sonidos que se escapaban de vez en cuando de las aulas de clase repletas de jóvenes estudiantes.

Abigail se adentró con rapidez en esos pasillos, cuidando de no alterar la monotonía del ambiente y rogando a cada paso que el maestro le permitiera el paso a su clase. Y así, con gran temor, abrió lentamente la puerta del aula esperando escuchar algún regaño de parte de su maestro, pero nada escuchó.

Vio cómo varios de sus compañeros miraban distraídamente hacia la puerta, manteniendo su vista fija no más de 5 segundos para luego regresar su atención al pizarrón. De igual forma, el profesor fijo su vista en la puerta y sin mostrar ningún gesto de molestia continuo con su explicación.

La chica tomó esta acción como su permiso para poder entrar, y así lo hizo; entro al salón sin hacer algún escándalo para evitar llamar la atención, se sentó y comenzó a anotar lo que se encontraba en el pizarrón.

---------------------------------

Nuevamente ahí se encontraba esa chica mirándola; haciéndola sentir como si fuera un fenómeno, un mounstro, un fantasma…

Desde que Abigail llego a su clase por la mañana, la chica que respondía al nombre de Samanta Banks se había encontrado todo el día observándola de una forma muy extraña, como si no creyera que la estuviera viendo, que fuera real…

— Sam… Sam… ¡Te estoy hablando! – logro escuchar Abigail, al pasar por el grupo donde se encontraba ella.

— ¿Eh? ¿Decías algo? – contesto Samanta distraídamente

— ¿Qué te pasa? Hoy has estado muy distraída – comento otra chica

— No es nada. Es solo que me pareció ver algo… pero de seguro fue mi imaginación… - Y dejó de mirarla.

¿A qué se refería con eso? ¿Por qué decía que era solo su imaginación? ¿Qué le pareció ver algo? ¿Y por que todo el día se había encontrado mirándola? Definitivamente lo tenía que descubrir.

---------------------------------

Samanta Banks siempre tenía la costumbre de ir al baño al término de todas sus clases y ese día no sería la excepción. Se encontraba lavándose las manos cuando Abigail entro…

— Sam… ¿Podemos hablar? – le pregunto con seriedad.

La chica levantó su mirada, dándole la oportunidad a Abigail de notar la expresión de horror que se reflejaba en su rostro y cómo éste poco a poco se palidecía.

— No, no es cierto… Es solo mi imaginación – repetía Samanta una y otra vez, cada vez que Abigail trabada de decirle algo

— ¿Cómo que tu imaginación? ¡Samanta! ¡Te estoy hablando! – y acerco su mano al hombro de ella con la sola intención de llamar su atención, al ver que el hablarle no le estaba dando resultado.

— ¡Vete de aquí! ¡Ya déjame en paz! ¡Estás muerta! ¿¡Qué no lo entiendes!? ¡Vete! – Comenzó a gritar histéricamente al sentir el roce de la mano de Abigail, arrojando al aire todo objeto que tuviera a la mano.

En cambio, Abigail solo la veía atónica, sin poder creer el comportamiento de la chica. Y así, Samanta continuo gritando y arrojando objetos, pese a los vagos intentos de Abigail por detenerla; hasta que uno de ellos golpeo el espejo rompiéndolo en pedazos. Samanta se desplomo en el suelo y rompió en llanto.

Varias chicas, que habían escuchado el alboroto, entraron rápidamente y se acercaron a Samanta ignorando por completo la presencia de Abigail.

— Abigail… déjame… por favor… - susurro Samanta antes de quedar inconsciente.

---------------------------------

Todo lo que había ocurrido esa mañana la había hecho pensar… ¿Por qué ahora parecía como si fuera invisible para todos? es decir, cada que intentaba hablar con alguien simplemente la ignoraban.

¿Y por qué esa tal Samanta, la que al parecer era la única que parecía escucharle, le decía que estaba muerta? cuando obviamente no era así… ¿o sí?

Entonces recordó aquel sueño, los gritos, las voces, la luz… ¿Y qué tal si eso en realidad no había sido un sueño? ¿Qué en realidad si murió? Pero si fuera así… ¿Por qué aun seguía ahí?

— ¡¿En qué estoy pensado?! ¡De seguro son simples coincidencias! – Exclamó con frustración acercándose a la ventana, observando cómo afuera había comenzado a caer una fuerte tormenta – No puede ser…

Continuó mirando por la ventana durante varios minutos más, guardando completo silencio; y trató de descifrar si era cierto o no que estaba muerta, a pesar de que por dentro se negaba a aceptar que lo era.

Pero sus pensamientos fueron interrumpidos por ella misma, que salió rápidamente de su habitación al escuchar la puerta abrirse. Sus padres habían llegado.

Bajó rápidamente las escaleras pero detuvo el trayecto al ver a su madre, quien se había sentado en el sillón llorando inconsolablemente. En ese mismo instante sintió como si su mundo se viniera abajo, sobre todo al notar que su madre se encontraba vestida completamente de negro.

— Sí he muerto… - susurro Abigail con dolor, mientras algunas lágrimas comenzaron a resbalar por sus mejillas.

— ¿Abby? ¿Eres tú? – Preguntó su madre dirigiendo su vista hacia ella.

— ¿Por qué lloras? – Preguntó ahora Abigail con sorpresa.

— Por nada amor… Ven y quédate conmigo - Su madre estiró ambos brazos, deseando abrazarla.

Sin dudarlo, Abigail corrió hacia ella para después abrazarla fuertemente…

— No estoy muerta… ¿Verdad?

— Claro que no estás muerta Abby, nunca lo vas a estar…

— Pobre… Aún no asimila el hecho de que su hija ha muerto –Comentó un hombre de edad avanzada que se encontraba mirando desde la puerta de la sala

— Debió de estar preparada. Todos sabíamos que tarde o temprano su suerte se iba a terminar y que moriría en uno de los muchos accidentes que sufriría – Dijo otro hombre un poco más joven

— Nunca se está prepara para algo como eso - Otra mujer se hizo presente en el lugar – Perder a un hijo es uno de los más grandes dolores que existen en la tierra; te deja sin alma, completamente hecha pedazos. Por eso, lo único que optas por hacer es negar que ha ocurrido, que ha muerto, y que aun sigue con nosotros.

— ¿Vamos con ella? – Pregunto el primero.

— No, dejémosla sola un momento, necesita aceptar el hecho de que su hija se ha ido – Contesto la mujer, retirándose del lugar seguida por los dos hombres

— ¿Por qué dicen eso, mamá? – Pregunto Abigail al escuchar la conversación - ¿Por qué dicen que estoy muerta?

— Porque ellos no entienden que no lo estás…

FIN

_________________
[b] ~Míí~ »[.JaZz.Or.Shas.]« ıllıllı »[.Administradora.]« ~Míí~[/b]

ıllıNos.Vemos.En.Sueños, Bebe, Incluso.Si.Son.Pesadillasıllı
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://rose-noire.metroblog.com/
LiL_EmO
Lector
Lector
avatar

Cantidad de envíos : 37
Reputacion FanFiction : 0
Fecha de inscripción : 18/08/2009
Edad : 23
Localización : mexico C=

MensajeTema: Re: "Todos Menos Yo" - Cuento   Mar 12 Ene 2010, 21:57

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahh.... wow... es un gran cuento o.o me kede atonita!!!!! >.< weno xau n.n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/PiNcEzZaDaRcKeT  y   www.fanfiction.net
 
"Todos Menos Yo" - Cuento
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Peces y pescados". Cuento infantil.
» Malzieu vuelve con "Metamorfosis del cielo", un cuento de amor y muerte
» "Aceite de perro", de Ambrose Bierce (breve, terror)
» Curso:"Fofuchas Monster High"
» 1ª Ruta Nocturna Solidaría 4X4 "Todos por un columpio" (Granada)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Pozo De Los Versos Perdidos :: |╬|☾Pozo Literario☾|╬| :: Versos Perdidos :: Fantasìa, Ciencia Ficciòn-
Cambiar a: